jueves, 31 de mayo de 2012

Tus ojos de miel


Para mi hija
Niña, mujer,
Deposita en mis ojos
Tus únicos ojos amielados,
Entre el verde esperanza
Y el almíbar de la ternura.

¿No ves en tus ojos
Cómo me derrito,
Viajando en el desconocido tiempo,
Mientras las estrellas dan el rumbo
De ese amor querido?

Niña, mujer,
Por favor, mírame otra vez,
Con tus únicos ojos amielados
Que me embeleso en el milagro
                  De haberte traído.