jueves, 3 de marzo de 2011

Muñecos de trapo

                                                         http://www.artesanum.com







Para Cerynise




Se nos escapa la vida
  En lágrimas y suspiros,
   En remordimientos infieles,
    En caricias frías, sin sentido.

Se nos escapa la vida
  En crímenes que no sospechamos,
   En daños causados sin intención,
    En amores que no comprendemos.

Se nos escapa la vida, hermano,
Convirtiéndonos en muñecos de trapo.

Se nos escapa la vida
  En intenciones sin armonía,
   En palabras sin consistencia,
    En ademanes absurdos.

Se nos escapa la vida
  En sueños imposibles,
   En deseos abortados de libertad,
    En lechos sin descendencia.

Se nos escapa la vida, hermano,
Convirtiéndonos en muñecos de trapo.

Se nos escapa la vida
  En risas sin belleza
   En muecas constantes y amargas,
    En huertos que dejamos estériles.

Se nos escapa la vida
  En soledades sin dichas ni júbilos,
   En vagas imaginaciones de paz interna,
    En temblores irreconocibles.

Se nos escapa la vida, hermano,
Convirtiéndonos en muñecos de trapo.

Se nos escapa la vida
  En proyectos nunca realizados,
   En tormentos que no merecemos,
    En miles de suicidios diarios.

Se nos escapa la vida
  Y continuamos esperando,
   Pacientes, sin saber por qué aferrados,
    A un rayo de luz y a un átomo de ternura.

Se nos escapa la vida
  Viendo a los hermanos desaparecidos
   Como si fuéramos capaces de vencer
    Para no ser muñecos de  trapo.




3 de marzo de 2011
© Rafael Mulero Valenzuela