viernes, 6 de agosto de 2010

La gaviota poeta


La gaviota argéntea se marchó de la ciudad
Camino de su mediterránea mar
Salieron a su encuentro sus hermanas
Y viéndola cansada protegieron su vuelo
Alisando el aire verde con estelas de oro.

¿Qué ha pasado?, le preguntaron a coro
¿Conociéndola poco y ya tanto la has amado?
Un beso en el aroma de su tejado
Guardado le he dejado

No te aflijas abandona tus alas en las nuestras
Déjate llevar que nos esperan olas de espuma
Para tu cansado corazón acariciar
Mañana regresaremos todas a esa ciudad

Haremos una calesa en una burbuja de aire
Para traerla a ella a nuestro hábitat
La gaviota poeta les preguntó
¿No será tarde ya?

Y el Padre Líder se acercó a ella
El amor es una larga espera
Debes recordar que la paciencia en nosotras
Es una virtud que tiene feliz final

La gaviota poeta se quedó dormida en el vuelo
Y soñó, convertida en ruiseñor, en su canto
Al filo del alféizar de su ventana.
La vio dormida mientras ella también soñaba

Y poco a poco con su canto la besaba.