lunes, 20 de septiembre de 2010

No llores lágrimas de otro tiempo.


Foto. Alexei Alexeivich Harlamoff. 1848-1915

Para Natalia



Niña si me voy de ti un tiempo
Tu corazón no esté compungido.
No llores lágrimas de otro Tiempo
Sabes que ese Tiempo no está destruido

Me dijeron que el Tiempo era eterno
Y yo aprendí que el Tiempo siempre es tiempo
Algo así como una nube sin retorno.

Niña, hija Natalia, tuvimos poco tiempo
Lo aprovechamos sin desasosiego
En el júbilo de tu corazón
Y en tus ojos siempre contentos

No me llores, no me llores
Que tus lágrimas, niña Natalia,
No me traen flores.